Un acertijo y una manualidad

No sé si habéis visto un tipo de calendario que abunda en las tiendas de regalos.

Hay dos cubos grandes que indican el día (cada cifra en un cubo), y hay otros cubos o barritas donde está el día de la semana y el mes.

http://www.zampasc.com.ar/images/productos/jp051g.jpg

Aquí tenéis un enlace para los que no lo hayáis visto (lo de la derecha es un calendario hindú de la wikipedia sólo pa’ hacer bonito)

Vamos a enfocar esto como un problema a resolver. La resolución va a tener dos partes que, por su distinta filosofía, me interesa mencionar.

Primera Parte (análisis, procedimiento, método…)

Para hacer los cubos de los días, tengo que pensar que tengo 31 como máximo.

Hay que poder poner 11, 22… y combinar el cero con cualquier número.

Así que 0,1,2 deben ir en ambos cubos.

Como cada cubo tiene seis caras, de momento tengo.

CUBO 1  (0,1,2,x,x,x)   CUBO2 (0,1,2,x,x,x)

Me quedan por poner 3,4,5,6,7,8,9 (siete cifras) y tengo seis caras libres (tres en cada cubo)… Me falta una cara, grrr!!

Segunda (idea feliz, «lateral thinking», circunstancias particulares…)

Como algún avispado habrá podido darse cuenta ya…

El problema se resuelve, en nuestra cultura, porque la grafía particular del «6» y del «9» hace que se pueda usar el mismo símbolo y eso nos ahorra el espacio que faltaba.

Quedando entonces los cubos así:

CUBO1 (0,1,2,3,5,7)

CUBO2 (0.1.2.4.6.8)

En la foto que os enlacé arriba tenéis una manera ingeniosa de resolver el asunto de los meses y los días de la semana, usando el soporte para ocultar parte de esas piezas.

Pero, ¿a qué viene todo esto?

Este asunto combinaba los dos formas más comunes de resolver problemas: usando un método y por «inspiración divina».

En los últimos tiempos se ha hecho mucho hincapié en el desarrollo del pensamiento «lateral», el hemisferio derecho del cerebro, en la aparición de ideas originales, «salirse» de las condiciones del problema, etc.

Aunque todo esto está muy bien y creo que hay que seguir dándole caña… no hay que olvidar que cuando se hace ciencia o cuando se enseña a otros es fantástico disponer de elementos de medida objetivos, procedimientos seguros y fiables, etc. Por ejemplo, dame un sistema de ecuaciones lineales y con Gauss y paciencia, sabremos exprimirle todo el jugo.

Todo esto nos puede llevar a un debate sobre descubrimientos al azar vs. el método científico, análisis vs. inspiración, qué es más importante o mejor, qué ha dado más frutos al ciencia, de qué manera tomamos nuestras decisiones personales…

Pero lo que quería decir es en realidad muy sencillo:

Estimula la creatividad, el pensamiento divergente… pero también provee de herramientas y métodos fiables en los que pueda uno confiar cuando falla la inspiración.

Sobre todo para los profes: No vaciléis a los chavales con problemas de idea feliz para haceros los guays, que da mucho coraje…

Aquí tenéis cómo hacer una versión sencillita del calendario, paso a paso.

¿Puede ser una idea interesante para contársela a los Reyes y hacer un regalito a alguien?

ACTUALIZACIÓN

Me manda mi hermana querida un enlace en el que tenéis una plantilla y todo.

http://cp.c-ij.com/es/contents/2031/09_craft0003/index.html

Avatar

Acabo de llegar de ver Avatar de James Cameron.

La he visto en 3D y tengo que reconocer que este formato me deja boquiabierto. Más adelante ya os contaré, porque tengo un «proyecto de proyecto»…

Me lo he pasado bomba… pero, como siempre, es triste que haya que defender el Bien a tortas, aunque nuestro cerebro primitivo «simpatice» mucho con ello.

Pero no me dejéis despistarme… que siempre estáis igual 😉

La historia va de un tipo que a través de un «enlace» es capaz de manejar un cuerpo lleno de posibilidades en un mundo lleno de maravillas…

Pero, ¿nos hemos adormilado?

¿No es exactamente nuestro caso?

¿No estamos conectados, via una increíble estructura electro-química, a un cuerpo lleno de posibilidades?

¿No nos permite eso actuar, ver, oir, saborear… un mundo fantástico lleno de maravillas?

Parece que estemos aletargados…

Fijaos cómo miran los turistas vuestra ciudad, a la que ya no le prestáis atención…

Fijaos como contemplan los niños al cielo, al que casi no miráis ya…

Fijaos en la cara de quien os hable… pensad que hay otro extraterreste gobernando ese cuerpo como vosotros gobernáis el vuestro… miradle a los ojos con atención.

También otras disciplinas, pero con mucha intensidad la Ciencia, nos recuerda  el fantástico mundo de «ciencia-ficción» que estamos explorando, e incluso la imagen de nosotros mismos que nos devuelve.

Que lo disfrutéis…

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=_J9VVxSA-2Y&hl=es_ES&fs=1&]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=icKB9EfURhQ&hl=es_ES&fs=1&]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=zl9nxd9TRec&hl=es_ES&fs=1&]

Mi intención es tomarme unas vacas hasta enero… pero no me podía aguantar… Felices Fiestas

Os concedo vuestros deseos

En esta época navideña seguro que tenéis planes y deseos para el año que viene.

Por mi parte, antes de despedirme por estas vacaciones, os voy a hacer un regalo.

Te concedo todos tus deseos.

¿Qué querías?

¿Que te dieran ese puesto en el extranjero?… ¡Concedido! Ya es tuyo. Mañana sale tu avión.

¿Ser famoso y reconocido? Hecho. Hay diez personas esperando para abrazarte tras tu puerta.

¿Que tus hijos se independizaran por fin?… Vale, mañana se mudan.

¿Que Pepita/Juanito te dijeran que “sí”? De acuerdo, ya sois pareja.

¿Tener un hijo? Chupi… estáis embarazados.

¿Cómo te sientes?

¿Bien? ¡Estupendo!…

¿O quizá estás intranquilo? ¿Incómodo? ¿Te parece “demasiado pronto”?

Qué raro… ¿no? Era tu deseo al fin y al cabo…

Analicemos esto.

Uno de los atributos de nuestra mente es la imaginación, la capacidad de proyectar futuros (y pasados) hipotéticos. Los avances en imagen médica muestran que los patrones de actividad cerebral son bastante similares cuando rememoramos, imaginamos o “vivimos físicamente” una situación.

La medicina más reciente también nos enseña la influencia que tienen los pensamientos y sentimientos sobre nuestro estado físico, positiva y negativamente.

Uniendo estas dos ideas podemos hacer este sencillo ejercicio.

Concédete tus deseos.

Imagina vivamente que tienes aquello que dices que anhelas… y presta atención al primer sentimiento que aparezca. No generes un discurso mental, simplemente “mira” como te sientes.

Si te sientes maravillosamente, genial. Es un deseo genuino.

Si sientes intranquilidad, que es demasiado pronto para “tenerlo”, sentimiento de pérdida sobre tu situación anterior… tenemos un problema, compañero.

Con frecuencia nuestros deseos son un discurso que elaboramos para que lo escuchen los demás (o nosotros mismos), pero nos paraliza el pánico ante la perspectiva de que nos sean concedidos de verdad. Por eso tantos se abrazan a ilusiones “imposibles”… “cómodamente” irrealizables.

El problema es que para que nazca un presente o un futuro mejor… tiene que morir el pasado.

El “buscador” tiene que morir cuando ha encontrado su destino para convertirse en “encontrador”.

El estudiante se convierte en titulado, el joven en adulto, el soltero en emparejado… Esos deseados logros, esconden una transformación personal.

La personalidad con la que te identificabas tiene que desaparecer para que nazca tu nuevo “yo”… y a veces es duro.

Sólo cuando realmente deseas la nueva situación vital, o se te hace insoportable la que vives, estás en disposición de cambiar tus “viejas vestiduras” por otras nuevas.

Resumiendo, que me enrollo.

La ciencia me enseña que mis pensamientos y sentimientos influyen en mi estado físico.

– La ciencia me enseña que imaginarme o rememorar una situación se aproxima bastante a “vivirla”.

Imagino los hipotéticos futuros “presuntamente” deseados y observo mis sentimientos, incluso mis sensaciones físicas.

Identifico así los verdaderos deseos, separándolos de “la paja” (lo que se supone que debo querer, lo que otros quieren que quiera, etc.)

Ten claras las cosas que de verdad quieres y enfoca tus energías en conseguirlas, amigo.

Engañar a otros puede ser contraproducente, inmoral, etc… pero engañarse a uno mismo, es tan triste…

Felices Fiestas y… de nada, ha sido un placer haceros este regalo.

Foto:  De este veranito

Me regalan lotería…

Me llega un mensaje de Rabita Ruta invitándome a participar en una iniciativa de Alas de Plomo en la que regalan lotería a los blogueros!!

Si queréis sumaros, en Alas de Plomo tenéis las instrucciones.

Una de las cosas que hay que hacer es mandar esta invitación a unos cuantos blogueros… vamos a decir que una manera de hacer una red de «felices fiestas».

Voy a poner sólo algunos…

Blog de Raúl Expósito

Víctima de mis clases años ha… hoy un informático de tomo y lomo del que aprendo.

El proyecto de escritora

Otra víctima… hoy su amor por la escritura arremolina mucha gente a su alrededor.

Falsirego en-cuent[r]os

Belleza y nostalgia a la luz gallega.

Física en la Ciencia Ficción

El que quiera aburrirse con la física que no entre…

La mandarina de Newton

Une con pasión el saber y la belleza. Como esta también es mi guerra… compañera de trinchera.

Mi taichi

Compañero en la enseñanza, comparte lo que más ama. No se puede dar más.

Museo de la Ciencia

El proyecto que aglutina Héctor y en el que nos juntamos muchos muy diversos. Un saludo especial a Héctor por fusionar la profesionalidad y la amabilidad con maestría.

El rincón de los amantes de la naturaleza (cazadores)

Juan Carlos (víctima reciente). Aunque yo no esté de acuerdo con la caza, este amigo ha encontrado el amor a la naturaleza por ese camino.

Ciencia en el XXI

Aunque ya le han invitado, quiero mencionarle por nuestros intercambios, por la energía con que impulsa los blogs de ciencia y el buen trabajo que se adivina hace con sus alumnos… otro compañero de trinchera.

¡Como nieva!

Como empieza a nevar… voy a hacer autobombo, discúlpenme.

Aquí tenéis un post de los más populares de este blog sobre por qué echamos sal en las calles y carreteras, con un experimento muy chulo para hacer helados facilito, facilito… y rico, rico.

También podéis aprovechar para echarle un ojillo a mi «segundo churumbel» ¿Por qué la nieve es blanca? La Ciencia para todos, que ya está hermosote con unas cuantas ediciones (gracias a todos)

Aquí podéis ver el índice de preguntas, las primeras páginas y, desde mi web, más preguntas extractadas

Y termino con un bello tema musical de Nelson… no, no Ricky Nelson… Nelson el de los Simpsons… no me lo quito de la cabeza. Dedicado a Lisa Simpson y a todas aquellas que se empeñan en reconvertir «malotes». Algún día dejaremos a Héctor en el Museo de la Ciencia o en Psicoteca que nos ilustre por qué pasa esto.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=bJjUx4I3R40&hl=es_ES&fs=1&]

La letra en inglés en la página de youtube origen del video.

Esteeee… Feliz Navidad, aunque ya os escribiré antes.

Profesores, ¿os habéis dado cuenta de que…?

Disculpadme que ponga una entrada sobre educación, pero entiendo que sin la educación el saber se muere (en particular, la ciencia).

Querría compartir esta reflexión con vosotros, especialmente con los compañeros que seáis profesores. Aunque el espíritu de la idea  puede aplicarse a cualquier  campo.

Compañeros,

La situación de la educación es francamente mejorable.

Muchos son los factores que influyen: las leyes, los padres, los alumnos…

Mucho podría decirse de cada uno de ellos.

Nosotros los profesores, también somos uno de esos factores.

Quizá penséis que no somos el más influyente, o tal vez sí… en cualquier caso si hay alguna causa sobre la que podemos operar, esa somos nosotros mismos.

Pero los profesores nos sentimos “desprotegidos”, desprovistos de “herramientas”…

Podría ser que este sentimiento tenga que ver con que no percibimos la realidad adecuadamente.

Pensémoslo así:

Nosotros somos la “primera línea”.

La sensación que tenemos es que NOS OBLIGAN a tomar las decisiones.

Visto de otra forma podríamos decir que PODEMOS ELEGIR qué decisiones tomar.

A veces creemos que lo correcto sería llevar a cabo cierta acción y pensamos (o alguien nos dice) que la ley o la administración lo prohíben.

En estos casos olvidamos dos cosas:

•    La ley no es lo que éste o aquel dicen que es, la ley está sujeta a interpretación. Incluso los veredictos de los jueces son apelables.

•    Existen leyes injustas.

¿Qué nos impide tomar la decisión que creemos justa y que el que crea que nos equivocamos apele a una instancia superior?

¿No nos ponemos a veces la venda antes de la herida? ¿No estamos haciendo autocensura?

Me parecería un error olvidar que esta es una profesión intrínsecamente vocacional, en la que muchas veces hacemos cosas que están más allá de nuestra obligación porque nos parece lo mejor para nuestros chicos.

¿Por qué dejar entonces que una ley mal interpretada o injusta nos impida actuar en conciencia?

Si el escenario en la educación fuera que todos los días los tribunales, los padres, la inspección o la administración estuviesen revocando acuerdos de los claustros, echando abajo decisiones de profesores… no hablaría así.

Pero no es esto lo que está ocurriendo.

Nosotros “les hacemos el trabajo sucio”.

Por miedo, falta de unión, presiones o lo que queráis, nos sentimos “obligados” a hacer cosas que no creemos buenas para nuestros alumnos o la educación… pensando que, si hiciésemos lo contrario, vendrían instancias superiores a echárnoslo para atrás.

Bueno, pues QUE VENGAN.

Pero démosles la oportunidad de hacerlo.

Llevemos a cabo lo que creemos bueno y que vengan a estropearlo. Ya veremos cómo lidiamos con ellos o si finalmente consiguen cambiarlo…

¿Habéis pensado que quizá, en algunos casos, no vendrían?

¿O es que estamos esperando a que NOS CONCEDAN la dignidad profesional y la capacidad de acción?

Creo que esto no ocurre con frecuencia. Al menos creo que no se puede contar con que ocurra.

Lo que suele suceder es que se respeta al que se hace respetar.

Que se concede dignidad y capacidad de acción al que la reclama para sí.

La idea que me gustaría transmitir es ésta.

Actuemos en conciencia de la manera que nosotros, “la primera línea”, entendemos que es mejor para el interés de nuestros alumnos. Interpretemos la ley de la forma que mejor se adapte a eso e incluso, si me permitís, opongámonos a ella si no nos parece justa.

Esa es nuestra responsabilidad, no sólo como profesores sino como personas: obrar en conciencia. Dejemos su parte a los demás para que se opongan, protesten, apelen, revoquen o hagan lo que crean mejor. Así es como se trabaja en un estado de derecho en los demás ámbitos, ¿por qué tendría éste que ser diferente?

Sentémonos a hablar entre nosotros, lleguemos a acuerdos con el mayor número posible de compañeros y llevemos esta idea al nivel más alto posible: individual, como departamento, como instituto, como conjunto de profesores de la enseñanza pública, o como todo el conjunto de profesores

No sé a vosotros, a mí me parece que una decisión tomada en un instituto y sostenida esperando las acciones administrativas o legales correspondientes, sería difícil de echar atrás o como poco les llevaría bastante esfuerzo y tiempo. ¿No sería curioso que, quizá por una vez, la lentitud de la burocracia actuase a nuestro favor?

Tenemos el deber moral de obrar en conciencia y el poder de hacerlo.

¿Dejaremos de quejarnos del sistema y tomaremos el poder, que en realidad ya tenemos, para transformar la situación?

Con cariño de otro compañero

Si os gusta, sentíos libres de propagarlo a los cuatro vientos. La acción en conciencia en una necesidad.

Experimento. Pepinillos que lucen

Vamos a poner uno de experimentos, que llevamos mucho sin poner.

Tiene todos los elementos para que guste: huele mal, echa humo, echa chispas y es bien peligroso…

Así que como recomendamos siempre: JÓVENES, HÁGANLO CON UN ADULTO (a poder ser, responsable…)

Este experimento tiene que ver con demostrar lo fácil que es a veces decir las cosas sencillas y con precisión.

En numerosas ocasiones verás que la gente dice que un aislante es una sustancia que no conduce la electricidad… Bien, hoy haremos que un pepinillo no sólo conduzca la electricidad, sino que brille.

Así que señores… sobre todo compañeros profesores. Digamos mejor que:

Un aislante es una sustancia que no conduce la electricidad, con facilidad.

En sí el experimento no involucra mucha técnica.

Atamos dos cables a dos alambres (tornilos, pinchos, etc), los pinchamos en un pepinillo y los enchufamos a 220 V sin más miramientos…

El resultado es espectacular

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=mh7VHcuaPCg&hl=es_ES&fs=1&]

Aquí tenéis la versión más «científica»

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=sVkrs6YVNYo&hl=es_ES&fs=1&]

La explicación es que, debido a la salmuera y al alto voltaje, el pepinillo conduce la electricidad. Porque a «mala leche», entiéndase con suficiente voltaje, cualquier sustancia conducirá la electriciad. Por eso a las definiciones de conductor y aislante hay que añadir «con facilidad».

El paso de la corriente produce calor (efecto Joule) y la «carne» próxima al electrodo se pierde.

En ese espacio saltan chispas que (no te lo pierdas!!) vaporizan el sodio y hacen que el sodio emita su característica luz amarilla (el doblete del sodio!!). En algún sitio leí que haciéndolo con otras sales se consiguen otros colores, pero no me consta.

Tengo que confesar que a vecesa parece simplemente chispas vistas a través de la carne del pepinillo… pero esa es la explicación que tenemos.

Si queréis seguir viendo más, desde «cientificos» hasta frikazos en sus cocinas… buscad en inglés «pickle», «electric pickle», «glowing pickle»y os hartaréis… por cierto, los videos de cebollitas en vinagre son muy monos porque se ven enteras brillando, parecen luces de navidad.

Dejamos a los comentarios que nos expliquen por qué la luz se ve preferentemente en uno de los electrodos (usamos corriente alterna). Por aquí, ni idea.

Actualización: Acabo de encontrar un artículo científico sobre el tema. Hace sonreir un formato tan serio para electrocutar pepinillos…

La explicación al asunto de que las chispas aparezcan solo en un electrodo, parece que tiene que ver con que cuando empieza el proceso del «chisporroteo» la corriente ha bajado y se alcanza un cierto equilibrio

Día internacional contra el SIDA

El día 1 de diciembre fue el día internacional contra el SIDA.

Aunque la percepción de peligro ha bajado bastante en el primer mundo, sigue siendo un mal que se lleva por delante a  millones cada año.

Los que, como me gusta decir, somos jóvenes desde hace más tiempo… hemos vivido la época en la que se convirtió en una «peste» y los enfermos en «apestados», Época de «plagas bíblicas» contra homosexuales, drogadictos… la muerte de Rod Hudson, de Freddy Mercury

Parece que hoy en día la cosa ha cambiado, pero en mi opinión, tristemente, no es así.

Dos cosas van muy mal.

Nuestra bajada de preocupación tiene mucho que ver con que lo que era una enfermedad mortal se ha convertido en una enfermedad crónica con la que se puede convivir… claro, si tienes pasta. Así que ya no nos preocupa… el lamentable egoísmo.

Y esta bajada de preocupación hace que se sigan produciendo contagios, también en el primer mundo y entre personas «normales», porque no se toman las precauciones adecuadas, por ejemplo en algo tan secillo, cotidiano y universal como las relaciones sexuales.

En cambio, estoy esguro que muchos de los que se lavan las manos quimientas veces y me miran mal cuando estornudo… por eso de la gripe A (comparen número de muertes), estoy seguro de que son los mismos que no se ocupan de usar un preservativo en un «aquí te pillo y aquí te mato»…

De esta forma conviven dos comportamientos igualmente perjudiciales.

Primero,  la falta de conductas sanas en unos casos y la exageración en otros, debida en gran parte a la sempiterna falta de cultura científica… y en otros casos, simplemente de cultura.

Segundo. La también sempiterna tendencia a convertir en apestados a «los otros»… que nunca soy yo o» mi gente». Y eso es, sin duda, fruto de nuestra aún baja evolución, o como queráis decirlo.

Si creéis que exagero…

¿Qué pensáis vosotros o qué creéis que pensaría el público en general sobre?

Un profesor de educación física con SIDA…

Dar la mano a alguien con SIDA… ¿sin problema? Ok, ¿y darle un beso en la mejilla?

Compartir vasos o cubiertos…

Ya, ya… es que es mi hijo… lo siento mucho, pero por qué arriesgarme… yo no digo que le echen… pero no en clase de mi hijo…

Esto en inglés se llama NIMBY (Not in my backyard. No en el jardín de mi casa)

A este propósito os pondré un video. Es un cachito de la peli Casino, una película de esas muy buenas, pero tremendamente duras (no sé si recomendárosla). Para los que no hayan visto la peli y para los que no sepan inglés os diré que lo que ocurre en la escena es que están procesando a unos jefes mafiosos. Ssalen de la sala del tribunal y se meten en una sala de reuniones. Comienzan a discutir qué van a hacer con la gente que tiene información comprometedora, y hablan de un tipo que lleva con ellos muchos años y siempre ha sido muy fiel a la «organización». Después de que casi todos los jefes hablan bien de él, el último simplemente dice. «¿Por qué arriesgarnos?»… y le matan. Siempre me ha impresionado esa escena y esa expresión… la percibo de una extrema violencia porque en ese momento el valor de la vida humana es cero. Simplemente cero. ¿Hay mayor violencia?

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=_qVLSkpVoCw&hl=es_ES&fs=1&]

Salvando las distancias, es la misma actitud cuando tratamos a otros como apestados… «¿Por qué arriesgarnos?».

Dos respuestas:

1. ¿Hay un verdadero riesgo? ¿O es paranoia, incultura…?

2. ¿Por qué es arriesgarnos? Porque es una persona, porque es una persona como tú…

Espera un momento… ¿Te has hecho las pruebas rápidas gratuitas que hay ahora? Porque quizá es una persona… exactamente como tú.