Mantenimiento preventivo

El mantenimiento preventivo consiste básicamente en ir controlando ciertas variables de un sistema, para sustituir piezas o hacer ajustes antes de que ese sistema tenga fallos graves o muy caros.

Las revisiones que hacemos a nuestros coches tienen esta naturaleza.

La idea es que si, por ejemplo, «monitorizo» la profundidad del dibujo de mi neumático, podré cambiarlo a tiempo sin que tenga un accidente que me cueste dinero o salud.

Por la presión de la pasta (como tantas veces) esta política se ha ido convirtiendo en protocolos de actuación en las empresas, donde por ejemplo, la presencia de partículas metálicas en los lubricantes indican a tiempo el comienzo del desgaste de alguna pieza.

Lamentablemente no tenemos la costumbre de hacer lo mismo con los médicos. Gracias a que nuestro cuerpo tiene unas enormes capacidades de autorreparación, además de su robustez, no reventamos a la mínima, pero lo que sí ocurre es que vamos al médico cuando algo «casca», y nos sale caro en todos los sentidos.

A este respecto es divertido recordar que se dice que en algunos lugares de oriente y en otras épocas, se pagaba a tu médico mientras estabas sano. El trabajo del médico era mantenerte sano, no curarte.

No es mi intención aconsejar que llenemos las clínicas sin motivo, pero tampoco es tan difícil hacerse un chequeo anual, ir a nuestra revisión dental, etc.

Hablo por experiencia… auuuu.

Foto: wikipedia

Historia viva. Wiki de Belén Santos

Aunque la incomunicación es un mal global, en este mundo occidental parece que se ha acrecentado bastante entre las generaciones. Casi no hablamos con nuestros padres y mucho menos con nuestros abuelos.

Uno de los aspectos más importantes de la ciencia es la construcción sobre lo anterior y la comunicación al futuro, aquello de «A hombros de gigantes» (Saludito para Manuel Seara… bueno y para Newton).

En esta línea, una compañera de mi instituto, Belén, lleva a cabo un proyecto estupendo con sus chavales: Les propone que hablen con sus abuelos y recopila increíbles historias sobre la guerra civil y toda la época.

Siendo estos documentos impresionantes, sin duda lo más bello es imaginarse a esos chavales y a esos abuelos hablando.

Lo que se hubieran perdido estos chicos sin esta actividad…

¿Cuántos abuelos se nos van sin que a nadie le interese sentarse a escucharles?…

Un saludo para todos estos chicos (algunos alumnos míos también), y para mi compañera Belén, agradeciéndole en nombre de nuestra sociedad el trabajo que hace.

http://historiaenclase.wikispaces.com/Historia+Oral+4º+ESO

Y recordad que no siempre las historias de nuestros mayores suenan como está:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=SNjjJBIcjEk&hl=es_ES&fs=1]

Me parto con lo de la cebolla al cinto…

¡Salimos en Babelia!

Perdonen ustedes por el autobombo de los últimos posts… pero es que nos han sacado en Babelia!!

Un comentario sobre nuestro querido «¿Por qué el cielo es azul?», mi primer libro, que ya lleva diez ediciones y ha pasado de largo los veinte mil ejemplares.

Esto dicen de nosotros:

¿Por qué el cielo es azul? (Páginas de Espuma). A principios de los años setenta, Isaac Asimov publicó Please, explain (Cien preguntas básicas sobre la ciencia), donde reunía las respuestas que, a lo largo de ocho años y en la revista Science Digest, había dado a cien cuestiones planteadas por los lectores. Ese formato de preguntas y respuestas, que había nacido como una sección periodística, se hizo tremendamente popular. Aún lo es. Fiel a dicho modelo, el primer libro que escribió el profesor y físico Javier Fernández Panadero va ya por su décima edición. «Siempre me planteo cómo puedo atraer a los lectores de Harry Potter a la ciencia, que es magia de verdad capaz de transformar el plomo en oro. Yo lo intento con pasión. El formato de pregunta y respuesta ofrece muchas ventajas: está dirigido a un lector sin formación científica, pero que desea saber; puede ser leído en cualquier parte; permite que cada lector, al seleccionar las preguntas que le interesan, construya su propio libro; sacia en parte su curiosidad y, al mismo tiempo, le suscita otras preguntas. Eso sí, todos los libros de preguntas y respuestas no son iguales, aunque lo parecen: unos van a los temas de fondo y otros se quedan en las curiosidades». A ese primer libro han seguido otros tres.

Artículo completo

Ranking wikio de Julio

A través de Eugenio (Ciencia en el XXI) me llega la información de que ya está el ranking de wikio de este mes.

Cómo muy bien explica él en su post no es un orden por «mejor o peor». Coincido en que miro atrás desde mi puesto y, como ya dijimos el mes pasado, dejaría pasar a muchos.

Aún así, dejadme que me alegre un poquito de haber subido un puestecín hasta el 19. Aquí os dejo la lista con los enlaces que ha puesto Eugenio para el que quiera echar un ojo.

Empiezo con una frase del propio Eugenio.

«Entre todos podemos construir una gran blogosfera científica y divulgativa.»
1 Fogonazos
2 Genciencia
3 Maikelnai’s blog
4 Magonia
5 Ciencia Kanija
6 La Ciencia y sus Demonios
7 Tecnologia obsoleta
8 Física en la Ciencia Ficción
9 Tito Eliatron Dixit
10 La revolución naturalista
11 Ciencia en el XXI. Mirando con la mente
12 Francis (th)E mule Science’s News
13 Redes en la Red
14 Diario de un copépodo
15 Eureka
16 Ciencia en Espaciociencia
17 Ojo Cientifico
18 Gaussianos
19 La Ciencia para todos
20 La Cartoteca

Entrevista en «Paso de Cebra»

Hace ya unos días hicimos una entrevista muy divertida en «Paso de Cebra» de COPE.

Podéis encontrar aquí el enlace (en la categoría AUDIO, el día 27 de junio).

Disculpad que no ponga el enlace mejor, pero es que wordpress es un poco «cositas» para ejecutar código.

Por cierto, si pensáis que estoy pesadete, es que estamos de promo… y aún no hemos acabado

Más información del libro ¿Cómo le explico esto a un extraterrestre?


Conducción preventiva y felices vacaciones

Comienza el verano, compañeros!!

De momento pongo esta entrada, no me da tiempo a mucho más, y me tomaré vacaciones oficialmente hasta septiembre. Es fácil que encuentre algún rato aquí y allá para escribir alguna entrada, pero me libero de la obligación por un tiempito.

De regalo, la genial Janine Jansen.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=MRXSpldnAM8&hl=es_ES&fs=1&]

Y ahora… Conducción preventiva

Me contaba un día Adolfo que le había recibido un curso muy interesante sobre conducción preventiva. La idea es que más allá del estricto cumplimiento de las normas, hay una zona en la que, haciendo cosas que no te llevan gran esfuerzo, aumentas mucho tu nivel de seguridad.

Este tema está muy en boga por el enorme número de accidentes laborales in itinere.

Curiosamente (para los más cercanos) yendo con Belén un día en coche y cuando iba a entrar a una glorieta haciendo valer mi preferencia ante un «figura» que venía un poco lanzado, me dijo: «Tranquilo Javi que el único que no va borracho a estas horas de la madrugada eres tú».

La pregunta es:

¿Me interesa irme al taller con «la razón»?

En esta línea tan sana de «despersonalizar» y buscar soluciones más que culpables, algo que para mí está en la mejor tradición científica, pondremos algunas ideas sencillas y os pedimos que añadáis las vuestras en los comentarios.

1. Da el intermitente izquierdo si sigues haciendo la glorieta.

Aunque lo obligatorio es solamente dar el derecho para salir, así evitarás que el que va por dentro y pretenda saltarse todos los carriles «suponiendo» que tú también saldrás, te embista.

2. Si el de detrás te «achucha»… levanta un poco el pie del acelerador

A veces no podemos dejar pasar al que nos «achucha» por detrás y nos sentimos impelidos a aumentar la velocidad de forma que reducimos la distancia de seguridad con el vehículo de delante. Con frecuencia nos apetece frenar y que nos pague la reparación el pesado de detrás… pero, insisto, ir con la razón al taller es mal negocio. En cambio, levantando el pie ligeramente, nuestra velocidad se reduce, nuestra capacidad de reacción mejora y la distancia de seguridad con el de delante es mayor.

3. ¿Cuánto tiempo ganas si corres mucho?

Conducimos apresuradamente con mucha frecuencia, y es posible que ese minuto que ganas sea crucial en alguna circunstancia. Pero estarás conmigo en que en la mayoría de ellas, esos acelerones y maniobras bruscas sólo te llevan a ser «el primero del semáforo». Al menos cuando no vayas muy apurado, reduce un poco tu velocidad y no intentes adelantamientos poco seguros.

4. Mantenimiento

No insistiré en lo que tantas veces nos dicen… niveles de los líquidos, presión y dibujo de los neumáticos… fecha de caducidad (¿sabíais que tienen?).

5. Atención constante

Hay varios ángulos muertos en el coche. ¿No os ha pasado que de repente «os falta un coche»? Ibas atento y aquel coche rojo de detrás, de repente parece que ha desaparecido… hasta que «reaparece» por un ángulo muerto. Esta atención más de una vez me ha evitado llevarme por delante a un motorista.

6. Señaliza siempre

Hay momentos en los que consideras que no hay nadie alrededor y cambias de carril o tuerces sin señalizarlo. Coches a alta velocidad «surgen de la nada», peatones, etc. Tú señaliza… y si no hay nadie, pues na’

7. Cuando sales de un aparcamiento en batería (sobre todo marcha atrás) pon la luz de emergencia

Esto no lo he visto por ahí, y espero que no incumpla la normativa de tráfico, pero creo que es una buena idea. Los peatones andan por la calle y aparecen «de repente», a veces tú quieres ir a un lado, pero estás invadiendo el otro carril para salir… total, que desde donde se acerca ese peatón o desde donde viene aquel coche no se ve tú intermitente. Así avisamos que vamos a empezar a movernos a todos.

8- Uso de las luces de cruce

Aunque incremente el gasto (las facturas del taller son más grandes), no sólo de noche o cuando llueve eres difícil de ver, hay más situaciones en las que la visibilidad es baja. Cuando mejor nos vean, menos nos darán.

9. Deja un poco de dinero en el coche

Igual es que uno es un poco despistado, pero hay veces que se deja uno la cartera o te quedas «pelao» y no hay cajero cerca. Un billetico de diez o veinte euretes te puede llenar un poco el depósito o a tomarte un bocata en caso de necesidad.

10. Linternas sin pilas

Hoy en día hay unas linternas de LED’s  sin pilas, de esas que funcionan agitándolas o con una manivela, bastante baratas. Es la mejor manera de asegurarte que estará disponible cuando la necesites.

11. No apures el depósito

Llevar el depósito muy vacío tiene dos problemas gordos. Uno es quedarte sin combustible, claro. Sí sólo le echas diez euros, ¿por qué no sobre la mitad del depósito, y cuando llegues a la mitad le echas otra vez?. El otro problema es el de los posos que quedan en el fondo del depósito y que pasan al motor.

Insisto… Feliz verano (e invierno para los del hemisferio sur)

Que sean ustedes felices y que disfruten de su refresco en la tumbona. Ese es su «castigo» por haber cedido la razón…