Eres especial… como todos

Comienza el telediario: Ha muerto una persona en un accidente de coche.

Una noticia estupenda, me digo…

Lo normal es que hoy hubieran muerto TRES.

Entrevistan a los familiares, los amigos… una tragedia. Lo es.

Las otras dos muertes también son una tragedia.

Alguien tiene un hijo y lo pone en su página profesional, cuelga las fotos en todas partes, se lo cuenta a todo el mundo. Ha nacido un niño… bueno en realidad hoy nacerán miles. Cada uno de ellos es un milagro. Cada uno. Lo que no está tan claro es por qué ese nacimiento de tu entorno es un asunto de interés general.

Mezclamos constantemente lo particular y lo general, lo local y lo universal.

A veces es ignorancia o descuido, otras veces se hace interesadamente y tratando de confundir a quien escucha, en cualquier caso resulta falaz.

Arriba os ponía una captura de pantalla de Worldometers donde podéis ver cómo van naciendo unos, muriendo otros, suicidándose demasiados, como se deforestan los bosques o se venden teles…

Es un sano ejercicio quedarse mirando esas cifras y pensar en cada una de ellas. Por ejemplo, acaba de nacer un niño, sus padres le miran, todos alrededor sonríen… O bien, otra persona no ha podido resistirlo más y ha decidido marcharse, un amigo suyo le encuentra en el suelo…

Todos y cada uno de nosotros somos especiales, somos únicos, somos un milagro que aún no llegamos a explicar completamente. Todos. Todos lo somos, por eso en realidad somos muy normales.

Es muy feo cuando nos llevamos las manos a la cabeza por tres muertos en el pueblo y no por setecientos en una aldea a miles de kilómetros. Es muy comprensible, muy humano… y muy feo. Cada una de esas muertes también es una indescriptible tragedia personal. Y, no, decir esto no es postureo.

Yo también lloro mis muertos, me alegro por mis seres queridos y dedico tiempo a mis hobbies. Lo que no debemos hacer es decir que nuestros muertos deben ser una prioridad de todos, mis alegrías las de todos, y mis hobbies enseñados en las escuelas y practicados por todos. El problema surge cuando elevo a universal lo que es local.

¿Esto significa que no debemos de preocuparnos más que de nosotros mismos? No, esto significa que te preocupes por lo demás al menos tanto como quieres que los demás se preocupen de tus cosas.

¿Esto significa que no hay nada que afecte al conjunto o que deba ser conocido por todos? Por supuesto que sí… Pero, ¿no crees que es mucha coincidencia que sean justo tus alegrías, tristezas e intereses los que consideres de alcance universal?

No me seas casta

Hoy la política nos da razones para filosofar.

Un diputado del congreso toma posesión de su cargo, lleva rastas.

Una diputada dice que a ella le parece bien mientras que estén limpias y no le peguen piojos.

Un diputado del mismo partido que aquel de las rastas dice que la susodicha diputada le debe respeto al señor de las rastas porque es un cargo electo y representa a los ciudadanos.

Mira, no.

Dar «razones» para el respeto es crear «clases» de más respetables y menos respetables… Castas, ¿os suena el término?

El único respeto que se le debe a este señor es el que le confiere su condición de ser humano, y te advierto que es mucho, una condición sagrada, si me apuras, pero el mismo respeto que a cualquier otro de nosotros.

Celia Villalobos es irrespetuosa con él, lo mismo que si se lo hubiera dicho al de la limpieza, y es una vergüenza que lo haya sido y que no tenga ninguna consecuencia que sepamos.

Pero, cuidado. El respeto no se argumenta porque al hacerlo se lo sustraemos a otros.

Y tampoco olvidemos que las ideas no son objeto de respeto, sino de debate, crítica, acuerdo o desacuerdo.

Respeto a las personas, pero muy respeto y mucho respeto.

Muy relacionados

Perdóneme, pero yo no respeto opiniones 

¿Por qué tengo que respetarte?

Cumplimos siete añazos!

Sólo unas palabras para agradeceros que sigáis ahí leyendo los subproductos de mi coco…

Este año hemos incrementado las visitas y ya ¡estamos muy próximos al millón y medio de visitas totales en la historia del blog!

La frecuencia de publicación ha bajado un poco estos últimos meses, pero me disculparé que estaba ultimando el libro que saldrá en un par de meses. Más cacharritos… con una vuelta de tuerca.

De hecho, en el último curso he empezado/casi terminado otros dos libros… de los que ya hablaremos.

De nuevo muchas gracias y no dudéis que siempre me esfuerzo por que el tiempo que me concedéis os merezca la pena.

Un regalito musical, como es costumbre.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=QSo9mnTgHhw?list=FLlNBqqoJaNAVw-Qjp5AFlrQ&w=560&h=315]